¿Un último poema?

El mundo ya no es digno de la palabra/nos la ahogaron adentro/como te asfixiaron/como te desgarraron a ti los pulmones/ y el dolor no se me aparta/ sólo queda un mundo.

Por el silencio de los justos/sólo por tu silencio y por mi silencio, Juanelo/el mundo ya no es digno de la palabra, es mi último poema, no puedo escribir más poesía... la poesía ya no existe en mí.


Este poema, escrito por Javier Sicilia, es un signo de los tiempos que nos tocó vivir. Y estas palabras, aterradoras y aterradas resuenan en mi, me hacen mella. Pero, estoy convencido que justo ahora, son las palabras, las que pueden hacer mucho, así como nosotros podemos hacer mucho en nuestro cotidiano. Quizá para muchas personas, como a mi, la poesía de Javier Sicilia, sea algo muy alejado. Y si a él se le ha acabado la poesía, lo que ha dejado vale la pena compartirlo, y demostrar que vale la pena seguir leyendo poesía, como una manera de salvar al mundo.


El pescador

A mí, Simón, que sólo sé de Dios
el aroma del mar sobre las playas
y el resplandor del sol
sobre la humilde red de mi atarraya,
me llamó y desde entonces lo he seguido.
Ignoro lo que ocultan sus metáforas
y su doctrina del perdón que borra
las vidas del pasado.
Sólo sé que lo amo inmensamente,
como he podido amar una alborada
o el filo de la luz sobre los peces
o el chasquido del mar contra las barcas.
Ya nada queda en mí de aquellas cosas
que fueron mi pasión y mi alegría.
Sólo me habita Él, ay, tan adentro
Que me ha arrancad todo, hasta mi nombre
y me ha dejado inerme cual la piedra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las tortugas de Ende: Casiopea y La Vieja Morla

Despedida. (Alejandro Aura 1944-2008)

Palabras