Entradas

Mostrando entradas de octubre 28, 2007

Postergar . . .

Hace ya algunos meses, compré un par de tortugas japonesas con todo y su tortugario amarillo psicodélico que incluía su pequeña palmerita de plástico. Pues estas pequeñas mascotas han sido todas unas sobrevivientes de mi negilgencia y malos cuidados. Y tiene unas tres semanas que una de las tortugas dejó de comer sus camaroncitos. Me tardé dos semanas en darme cuenta de que no abría los ojos, y apenas ayer en internet me enteré que esta inflamación en los ojos es más o menos común y que tiene que ver con una dieta baja en proteínas. Hoy le fui a comprar unas gotitas y fue una verdadera hazaña intentarle limpiarle los ojos con un cotonete.
Y no puedo evitar sentirme terriblemente culpable al escribir acerca de este terrible hábito de postergar. Es cierto que uno se exige mil cosas, piensa diez mil otras y acaba haciendo dos de ellas, ninguna verdaderamente importante. Pasamos la vida pensando que el tiempo (here it comes again) es infinito y que todo se podrá acomodar cual archivo en of…

El Tiempo

23:

Otro reloj muy respetado en Mogador es el mar con su conmovedora insistencia. Las olas van y vienen sobre las murallas sembrando en la ciudad una terca sensación de ritmo constante que todo lo toca. La humedad de la piel, de la ropa, de los rincones, de los libros y hasta del aire es una clara medida del tiempo. En Mogador, el tiempo es líquido. Afirman que cambia la sed y ayuda a los amantes en sus penetraciones. "Al amor, dale tiempo", es algo que se oye con frecuencia mientras se hace el gesto de untarse algo. Y se acompaña todo eso con una sonrisa.

Alberto Ruy Sánchez, en Nueve veces el asombro

Y de repente, el tema del tiempo aparece nuevamente en mi vida. Estudiar sus diferencias se ha convertido en un acto cotidiano en mi trabajo: matizo entre el tiempo como instante (lo que observamos en un cronómetro o reloj) y el tiempo como duración (un intervalo de tiempo). Aunque a mi lo que verdaderamente me apasiona, robándome tiempo, es pensar en cómo el hombre percibe el ti…