Tormenta en domingo 11:00 PM

Miro hacia mi,
a mis partes oscuras:
la mancha en la
entrepierna,
formada por
los ostensibles
cabellos,
que sueñan con
ser lunar,
la profundidad
en el ombligo,
que se pierde,
dentro,
el eco de mi risa
que amedrenta
miedosa,
mi nerviosismo,
la inseguridad
de vida en el mundo.

Disimulo mi hastío
y mi cansancio.
Contengo, la tormenta
que acecha en mis ojos.
¿Con quien
estar
enojado,
esta noche?
¿Con la eterna
sombra
de mi exigencia,
que siempre
está ahí?
¿Con la voz,
que me recuerda
lo mezquino que soy,
lo ruin que puedo ser?
La perversidad
se junta con los años
quieta gana
terrreno,
resquicios
dentro del cuerpo.
Un día salta,
acecha,
se muestra orgullosa
revestida.

Derribo mil navíos
interiores
escudriño dentro,
viejas vigas
en podredumbre.
Destruyo la herrería
desvencijada por
el paso de los años,
el peso de las culpas,
todo lo que encuentro
es mio,
todo tiene grabado
todo tiene mi nombre.

Duermo en la noche,
con la tranquilidad,
de la oscuridad,
la quietud
de los murmullos,
de mi demonios,
con los que duermo,
abrazado.

Comentarios

New Pop Kitchen Show! ha dicho que…
viaje hacia dentro. como los cientificos que se hicieron chiquitos y entraron para luego salir en una lágrima. viajar adentro lo hace a uno grande aunque es necesario hacernos pequeños para entrar.
beso marquito.

Entradas populares de este blog

Las tortugas de Ende: Casiopea y La Vieja Morla

Despedida. (Alejandro Aura 1944-2008)

Palabras