Mar adentro

Navego en mis aguas,
mar adentro,
hacia la profundidad
de lo que un día fui,
hacia el instante
de lo que ahora soy.

Agua y sueño,
mar tranquilo
que circundo.
Abajo, la arena,
desierto, no mar.
Llanura solitaria
que se extiende,
se pierde en el
extraño horizonte,
Transparencia que,
retraza mi andar,
le impone cadencia,
le devuelve
ritmo y olaeaje,
a mis pasos
que no dejan huella,
sino palabras,
que trazan
sombras, signos
que transcriben
historias,
que se traslapan,
y se cuentan a
si mismas.

Arriba,
cielo el mar,
ondulante,
juegos
de reflejos,
geometrías
del deseo,
reflejando mil
y un consignas,
formas que
crean patrones.

Sueño el mar,
lugar que camino
sigiloso,
desnudo
ante un cetáceo
que pregunta
por mi andar,
mi sed y origen,
que despabila
inerme
en el lecho marino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las tortugas de Ende: Casiopea y La Vieja Morla

Despedida. (Alejandro Aura 1944-2008)

Palabras